miércoles, 13 de julio de 2011

Choque de Reyes

Siguiendo la estela de el primer libro de canción de hielo el título es increíblemente bueno. El primer libro se llama “Juego de tronos” y es una frase que se menciona en un par de ocasiones. La primera la dice Cersei, la reina de los Siete Reinos, de la casa Lannister: “Si juegas al juego de tronos solo puedes ganar o morir” y es cierto. El libro está lleno de conspiraciones por la corona, alianzas, como si de un juego se tratara.
El segundo libro Choque de reyes explica también claramente lo que viven los habitantes de Poniente, la lucha entre todos los reyes que chocan entre ellos para que prevalezcan sus intereses sobre los demás. Este choque de reyes nos lleva a que haya en un mismo reino El rey del trono de hierro, el rey de las islas de hierro, el rey de Rocadragón, El rey de Bastión de tormentas y el rey en el norte, pero no diré como se llaman estos reyes ya que algunos son personajes ya conocidos y otros no. Si no habéis leído el libro puede que estéis un poco perdidos con lo que os estoy diciendo, pero difícilmente puedo explicar algo del segundo volumen sin hacer spoilers muy bestias sobre el primero. Por eso me dedicaré a hablar de aspectos algo más superfluos que espero que despierten vuestro apetito para leer una de las mayores aventuras épicas jamás contadas.


Una vez terminas el primer libro entiendes todos los detalles de esta portada.
Para empezar una cosa que me dejó sorprendida es la portada. Normalmente las portadas reflejan algo del libro que vamos a leer. Esta portada es el dibujo de una escena del último capítulo del primer libro. Ahora que me estoy leyendo el tercero veo que la portada es la ilustración de una batalla que tiene lugar en el segundo, por lo que deduciré que todas las portadas nos ilustrarán episodios de libros anteriores.
Para hablar de los personajes no se si lo mencioné en la última reseña de CHyF pero es importante que no les cojas demasiado cariño. Al escritor no le tiembla la pluma para matar a personajes secundarios y protagonistas por igual. Vemos en este libro una gran evolución de todos los personajes, pero me centraré más detenidamente en los hijos de Lord Stark y sus lobos, algo importante que no mencioné en la primera reseña.

Rickon, el que no sale, Stark

Rickon, el pequeño, como siempre sale muy poco, y cuando sale vemos como el chiquillo de solo 4 años crece de una manera muy descontrolada y salvaje. Es como una menera de revelarse al hecho de que todos los miembros de su familia se van marchando de casa (por motivos "X" y no regresan). Como su dueño es "salvaje" su lobo huargo también, Peludo (¿Quién llama a un lobo huargo Peludo?). Que resulta ser el más violento e indisciplinado de los seis lobos.

Bran según la serie de Juego de tronos

Bran sigue tullido y por motivos "X" otra vez se convierte en el señor de Invernalia hasta que regrese el heredero. Tiene que tratar problemas de estado pues es el príncipe (solo hasta que surja otro heredero, tchan tchan tchan...). Ve como todo el mundo le mira con lástima y se siente muy solo, pero llegan unos abanderados de su padre, los Reed, que se encargarán de explicarle cosas misteriosas que le hagan recuperar las ganas de vivir como antes y ver la vida desde "los ojos de su lobo huargo Verano".

Arya. A la pobre la suelen confundir con un chico, es lo contrario que su hermana, una dama.

Arya se mantiene al margen del resto de las historias. Los capítulos se explican desde la perspectiva de un personeje y algunos forman entre ellos una sola trama. Ella tiene su propia trama y aunque es una niña se convierte a si misma en una guerrera implacable. Su loba Nymeria está desaparecida aunque en el libro se insinúa que tiene una manada de lobos por los bosques de Poniente.

Sansa, la que vive en su mundo de fantasía hasta que ese mundo se derrumba

Sansa, mi preferida, ha dejado a un lado todas sus fantasías de damas y caballeros. Ha dejado de ser la niña soñadora que era en el primer libro a vivir como rehén con miedo y sufriendo por todo lo que ha pasado. Por suerte aprendió bien como son las reglas de la cortesía y se apaña como puede ya que como dice "la cortesía es el escudo de una mujer". Su loba murió en el primer libro por culpa de su prometido (en un principio idílico para convertirse en un mounstru) Joffrey y su madre Cersei. Se llamaba Dama y era la loba más delicada y pacífica.

Robb en Joven Lobo (el actor es muy guapo)

Robb es el que experimenta un cambio más grande. Por motivos "X" tiene que dejar de ser el niño que era para convertirse en un señor, incluso en un Rey. Es un gran estratega a su temprana edad y sabe como luchar y diplomar. Aun así todavía es un chico y cree que lo sabe todo o que los consejos de los demás son más importantes que los de su madre, a quien aparta más por no verla envuelta en batallas que por otra cosa, pero la aparta, lo que es un gran error. Su lobo Viento Gris ha hecho que se lleve el título de el Joven Lobo.

Jon Nieve apodado Lord Nieve (es una afrenta ya que siendo bastardo no puede ser Lord).

Jon Nieve, el bastardo de los Stark sigue en el Muro, pero un gran peligro se cierne sobre el. Nieve tendrá que hacer cosas que no le gustaría tener que hacer en el libro, cosas envueltas con el honor, pero para cumplir las ordenes a veces tienes que dejarlo a un lado, pero eso ya es problema de la Guardia de la Noche. Su lobo es Fantasma.


Es difícil hacer una reseña de un libro así. Es muy extenso y complejo lleno de tramas relacionadas en gran o menor medida, por lo que, para no desvelar más secretos diré: Hasta aquí puedo leer.

[Oye mi Rugido]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada